Por qué me gusta la electrónica


Es una pregunta que siempre me han hecho, últimamente menos, pero sin duda cada cierto tiempo vuelve a aparecer y, por desgracia, no tiene una explicación tan fácil… pero bueno, nada nunca tiene una explicación tan sencilla, por lo menos no debiera, la vida es más complicada que eso…

 

En fin, que la electrónica me gusta porque me cambió la forma de escuchar música, crecí escuchando algunos de los mismos discos que mis compañeros de escuela y más o menos escuchaba lo mismo que ellos: Alice in Chains, Pearl Jam, Soundgarden, etc, etc., pero un día Camilo Lara me puso éste disco:

y, cagado, porque me dijo que para él era un poco demasiado… que le sonaba como vivir dentro de un Nintendo, a mí me voló la cabeza por varias razones: no sonaba como nada que hubiera oído antes, nunca había oído un disco que estuviera todo mezclado y, en efecto, era como vivir dentro de un Nintendo.

 

En fin, la electrónica me gusta por eso y por todo esto más:

 

-No suena como nada que exista, a diferencia del set up mucho más tradicional de las bandas de rock
-No tienes que estudiar años y años en la Fermatta para poder hacer música
-Se puede construir encima de ella, como si fuera un set de lego
-Cambia todos los meses, siempre hay algo nuevo pasando
-Nunca para, ningún dj dice gracias entre canciones o detiene su set para tomar aire
-Toma pedacitos de cosas y las cita, sin tomarlas como “vacas sagradas”, todo se puede samplear
-Es el mejor ejemplo del término inventado por Brian Eno “scenius”, que es: “the intelligence of a whole operation or group of people.”
-Es el nicho en el que me desenvuelvo con más soltura.

 

En fin, acá les van algunos de mis primeros discos de “electrónica”:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

blade-runner-art-cover
Destacado2 Reseñas

Algunos de los discos más bellos que puedes escuchar en YouTube

hardkiss
Destacado1 Reseñas

5 discos que están penosamente olvidados (un playlist)